Remedios contra la caída del cabello

Muy pocos son los remedios que funcionan contra la caída del cabello.

La pérdida de pelo es un problema al que se ha enfrentado el ser humano desde hace mucho tiempo. Ya desde los tiempos de Aristóteles, hace 2.300 años, existe documentación al respecto. Por suerte, los afectados de hoy en día ya no tienen que enfrentarse con métodos extraños y  arriesgados.

Casi en el 95% de los casos los problemas de caída del cabello tienen un origen genético, es decir, el diagnóstico es de alopecia androgénica. Según renombrados testes de calidad alemanes publicados en el año 2003, sólo un pequeño número de productos contra la caída del cabello androgénica obtenían buenos resultados. De hecho, sólo dos de los 32 productos sometidos a análisis fueron considerados como efectivos, aunque con limitaciones. Además, según el resultado del estudio, ninguno de los productos analizados conseguía que naciera cabello nuevo. Simplemente se ralentizaba la caída o, en el mejor de los casos, se detenía, para lo cual, además, era necesario utilizar el producto de modo permanente. En el momento en el que se interrumpía el uso del medicamento (cuyo efecto se empezaba a notar después de varios meses de aplicación) inmediatamente volvía a producirse la temida caída del pelo.

En el caso de la caída circular del cabello, mucho menos frecuente que la anterior, se ha aplicado un tratamiento con diphenylcyclopropenone (DCP) que ha resultado eficaz en el 60% de los casos. La terapia se lleva a cabo normalmente en una clínica dermatológica bajo el control de dermatólogos especializados.

Regaine y Propecia

Los dos medicamentos que resultaron al menos parcialmente eficaces en el test de calidad son los llamados Regaine y Propecia. El compuesto Regaine contiene Minoxidil y tiene que aplicarse dos veces al día en las zonas afectadas de la cabeza. En la mayoría de los casos se comprobó, después de un tiempo de uso, que la pérdida de cabellos se ralentizaba. El medicamento Propecia, por su parte, es un tratamiento en pastillas del compuesto Finasterid que hay que tomar a diario. El medicamento actúa contra la alopecia androgénica inhibiendo la transformación de la hormona sexual testosterona en dihidrotestosterona (DHT).

El Propecia estabiliza la pérdida del cabello, pero no se aprecia efectividad ni en los casos de las típicas entradas, ni para la pérdida de cabello en estadios muy avanzados. El Propecia además sólo es apto para hombres. En el caso de las mujeres que sufren de caída del cabello androgénica existe la posibilidad de tratar el problema con estrógenos, con el fin de ralentizar o detener la caída. Además, ya están apareciendo los primeros tintes con pequeñas dosis de Minoxidil.

Atención a los efectos secundarios

Especialmente con el medicamento Propecia existe una serie de efectos secundarios a tener en cuenta. La pastilla puede llevar a sufrir de impotencia y falta de líbido. Además, las mujeres embarazadas no deben en ningún caso entrar en contacto con la pastilla ni con esperma que contenga el compuesto finasterid, pues ello podría conducir a malformaciones en el feto. Además, tal y como destacaron los estudios de calidad realizados, aún se desconocen los efectos secundarios a largo plazo de dicho medicamento.

Los suplementos alimenticios pueden ser de ayuda

Para crecer, el cabello necesita nutrirse de vitaminas, oligoelementos y, no en menor importancia, de aminoácidos. Muchos de estos nutrientes pueden aportarse al organismo con una alimentación saludable. En ocasiones puede ser también importante aportar al cuerpo un suplemento de dichos nutrientes, los cuales deberían ser, principalmente, vitamina B, aminoácidos como la arginina, la cisteína y la glutamina, así como algunos oligoelementos. Especialmente la biotina (o vitamina B7) es vital para el crecimiento y fortaleza del cabello. Un estudio suizo revela que recientemente la caída del cabello difusa ha sido tratada con éxito con una combinación de vitamina B y cistina. La cistina es un bisulfuro que se obtiene de la oxidación de dos moléculas de cisteína. Además, el autor del estudio resaltó que, también en el caso de la caída androgénica del cabello, el consumo de vitamina B y cistina llevó a un aumento del número de cabellos en la fase de crecimiento.

 

seguir leyendo