Causas de la caída del cabello

La pérdida de cabello en grandes cantidades es casi siempre desagradable para quien la sufre. Lamentablemente, debido a la gran cantidad de causas posibles que la desencadenan, no existe una receta patentada para evitarla. Por ello, es siempre muy importante tratar de averiguar las causas que la provocan y, si es posible, con ayuda de un diagnóstico médico.

En la mayoría de los casos, alguno de los siguientes factores juega un papel importante como desencadenante:

Los genes

Según las afirmaciones de los expertos, la caída del cabello tiene en muchos casos un componente genético claro y se diagnostica como alopecia androgénica. En estos casos hay dos factores que se combinan: primero, una hipersensibilidad  a determinadas hormonas sexuales y segundo, una menor concentración de los llamados andrógenos en el cuero cabelludo del afectado. La información genética de nuestras células transforma normalmente la hormona sexual masculina testosterona en dihidrotestosterona (DHT). La DHT se ocupa de que la fase de crecimiento del pelo se acorte y de que el pelo nuevo que nace apenas se caiga. Típicas de este tipo de caída de cabello son las famosas «entradas», que muchas veces se extienden hasta formar una calvicie en la zona superior de la cabeza.

Cuando el sistema inmunológico se vuelve loco

la caída del cabello circular (alopecia areata o circumscripta) es menos conocida, a pesar de que afecta a millones de personas. Los afectados son fácilmente reconocibles por las pequeñas calvas circulares que se forman principalmente en la cabeza. La mayoría de los expertos está de acuerdo en que la causa de esta alopecia radica en un fallo del sistema inmunológico, el cual ataca de forma errónea los propios cabellos y hace que el cuerpo se deshaga de ellos.

El cabello también sufre de estrés

El exceso de estrés no nos lleva exclusivamente a padecer algunas enfermedades, sino que también es responsable de la caída inusual del pelo. Aunque para los casos de alopecia areata no parece haber una conexión tan clara entre estrés y pérdida del cabello (a pesar de que cada vez más estudios parecen confirmarlo), lo que sí parece estar ya ampliamente demostrado y aceptado es que en el caso de caída difusa del cabello (Effluvium telogenes) un fuerte estrés podría ser uno de los desencadenantes o potenciadores del problema.

El cabello se cae cuando faltan los nutrientes adecuados

Prácticamente por todas partes en la naturaleza se encuentran los nutrientes necesarios para el crecimiento del mismo. El cabello no es una excepción, ya que necesita no sólo vitaminas (entre las cuales destaca la B), sino también micronutrientes como los aminoácidos del tipo arginina, glutamina o cisteína. Si dichos aminoácidos no están o están en una cantidad insuficiente, esto puede conducir a la pérdida del cabello. Es muy típica la caída del cabello a causa de la carencia de biotina, también conocida como vitamina B7 o H. Igualmente, la falta de cinc puede provocar el mismo efecto. Las causas de estas deficiencias son principalmente las dietas o la alimentación pobre y poco variada.

La caída del cabello como síntoma de alguna enfermedad

Una repentina caída del cabello puede ser también indicio de alguna enfermedad. En realidad, son tantas las enfermedades que pueden desencadenar la caída del cabello, que sería prácticamente imposible hacer una lista completa. No obstante, hay determinadas enfermedades en las que este síntoma es muy frecuente, como en el caso de algunas infecciones (alopecia parvimaculata o alopecia sintomática). Algunos ejemplos son el carbunco o el herpes zóster (conocido coloquialmente como culebrina). Causantes pueden ser también la mucinosa (alopecia muciosa), la sífilis (alopecia specifia), enfermedades del metabolismo o enfermedades de la tiroides. Precisamente porque la caída anormal del cabello puede ser un síntoma de una enfermedad grave, es por lo que se hace tan importante que el afectado acuda rápidamente al médico.

Caída del cabello como efecto secundario de algunos medicamentos

A veces no es la propia enfermedad, sino su tratamiento, lo que provoca una inusual pérdida de cabello, como en el caso de algunos tratamientos contra el cáncer, tratamientos para los problemas de tiroides o medicamentos para la coagulación de la sangre. En las mujeres, la píldora anticonceptiva también puede ser una causa frecuente para una pérdida anormal de cabello.

 

seguir leyendo