Las etapas del ciclo capilar

¿A qué nos referimos cuando hablamos de ciclo capilar?

Con este término nos referimos a la repetida y constante sucesión de tres fases, que se repiten en cada folículo piloso (un folículo es una glándula en forma de saco situada en la capa superior de la piel). Dichas fases son las siguientes: la fase anágena (de crecimiento), la fase catágena (de transición) y la fase telógena (fase de reposo). Cada folículo piloso pasa por un ciclo capilar específico que no está sincronizado con los ciclos de los otros folículos. De este modo se evita que todos los pelos se caigan a la vez, lo cual no deja de ser bien importante si se tiene en cuenta que una persona tiene de media 150.000 cabellos. En cambio, en algunas razas de animales sí que se da la caída sincronizada del pelo.

 

La fase anágena

Al comienzo de la fase anágena, también conocida como fase de crecimiento, el cuerpo fabrica, a partir de células, nuevas raíces capilares. Dichas raíces comienzan entonces a producir un nuevo pelo, el cual es empujado hacia arriba en su fase de crecimiento, hasta que atraviesa la piel y se hace visible. El pelo que se encuentra en la fase anágena se llama papilar, al encontrarse el pelo pegado a la papila. La velocidad de crecimiento medio está en aproximadamente un centímetro al mes y, en un individuo sano, del 80 al 90 por ciento de los cabellos se encuentra en esta fase, que además es mucho más larga que las fases catágena y telógena. La duración de la fase anágena (que también es responsable del crecimiento máximo que puede alcanzar un pelo) fluctúa, en el caso del pelo de la cabeza, entre 2 y 6 años. Las causas para esta fluctuación no dependen sólo de la edad, sexo o posición del pelo en la cabeza, sino también en parte del cuidado que se brinde al cabello, en su más amplio sentido, pues para tener un cabello sano y fuerte es necesario proveerlo de nutrientes tales como vitaminas, aminoácidos y oligoelementos.

La fase catágena

Se caracteriza porque ya no se producen más células capilares y los folículos pilosos se estrechan. El pelo se desprende repentinamente y el folículo se atrofia. Los pelos que se encuentran en esta fase se llaman pelo bulboso. En los seres humanos se encuentra en esta fase sólo alrededor del 1% de los cabellos. Ello se debe principalmente a que esta fase dura sólo unas tres semanas.

La fase telógena

Hasta el 18% del cabello se puede encontrar en esta fase. Durante esta etapa están unidos al cuero cabelludo de forma muy frágil y se caen sobre todo al peinarlos, cepillarlos o lavarlos. En esta fase, también llamada de reposo, y que puede durar hasta cuatro meses, es cuando se empieza a preparar otra vez todo el proceso para el nuevo comienzo de la fase anágena, pues aquí es donde empieza de nuevo a regenerarse el folículo piloso. A continuación se vuelve a producir la división celular, comienza a crearse un nuevo pelo y todo el ciclo vuelve a reproducirse.

¿Cómo se determina en que fase se encuentra el pelo?

La fase en la que se encuentra el pelo en cada momento se puede determinar con el así llamado “tricograma”. Para ello se toma el cabello que se quiere estudiar y se analiza con el microscopio. Seguidamente se puede calcular, haciendo una extrapolación, qué porcentaje de pelo se encuentra en qué fase. Por medio de la comparación con un ciclo normal se pueden establecer diagnósticos, desecharlos o confirmarlos. Por medio del programa informático “tricograma” (todavía no muy desarrollado) es incluso posible conocer el número porcentual de pelos que se encuentra en la fase anágena sin tener para ello que arrancar el cabello. Para ello basta con cortar el pelo de determinadas zonas.

seguir leyendo