¿Quiénes son los más afectados por la caída del cabello?

Muchos son los afectados por este problema.

La caída del cabello tiene muchas causas y por ello muchas personas de diferentes características la padecen. No obstante, hay determinados grupos de población que están más afectados que otros.

Los hombres más que las mujeres

Si  se observan las diferentes formas de caída de cabello se evidencia que los hombres y las mujeres están afectados de manera diferente. Los hombres suelen padecer con mayor frecuencia trastornos de tipo genético que provocan la caída inusual de cabellos (alopecia androgénica), mientras que las mujeres padecen más la llamada alopecia difusa. Además, la caída del cabello está más extendida entre el “sexo fuerte“. Esto se debe también a que la alopecia androgénica es, con diferencia, la más frecuente de las alopecias. Incluso si calculamos por lo bajo los datos al respecto de las diferentes fuentes de información, seguiríamos teniendo que dos de cada cinco hombres padecen de caída del cabello. En las mujeres este problema sigue sin superar el 30 por ciento.

La pérdida de cabello se extiende entre los mayores

La caída del cabello no empieza a una edad avanzada. Incluso los bebés pierden muchas veces pelo. Pero al contrario que los bebés, en cuyo caso la pérdida se compensa de modo rápido con pelo nuevo, en las personas de más edad la regeneración se produce de modo parcial o no se produce en absoluto. De hecho, la edad es una causa en sí misma de la caída del cabello y se conoce como alopecia senil. Esta alopecia está provocada no sólo por la limitada vida de las raíces capilares, sino también por el envejecimiento celular general y la falta de regeneración del cuerpo al llegar a  cierta edad. En las mujeres, el riesgo de alopecia se incrementa especialmente con la llegada de la menopausia debido a los cambios hormonales que se producen.

La mala alimentación hace peligrar la cabellera

Uno de los factores que más aumenta el riesgo de una caída anormal del cabello es una alimentación pobre y poco variada. Por ello es muy frecuente que personas que se someten a una dieta muy estricta – y no toman suplementos alimenticios– y tampoco se preocupan de proporcionar al cuerpo los nutrientes necesarios, acaben padeciendo dicho problema. Diversos estudios han puesto de manifiesto que las personas con mayor riesgo de sufrir alopecia por una pobre alimentación son aquellas que consumen menos de 1000 calorías diarias y muy pocas proteínas.

El pelo también necesita un constante suministro de vitaminas, aminoácidos y oligoelementos. Un papel especialmente importante lo juega aquí la vitamina B7, también llamada Biotina o Vitamina H, pues una carencia de esta vitamina conduce en muchos casos directamente a la caída del cabello. Diversos estudios han demostrado que también se puede producir una mayor pérdida de cabellos cuando al cuerpo le faltan las cantidades necesarias de hierro y cinc. Y debido a que el hierro se encuentra sobre todo en los productos cárnicos, son los vegetarianos quienes tienen mayores posibilidades de carecer de él en su organismo.

El estrés como causa de la caída del cabello

Son muchos los estudios que han demostrado que el estrés empeora e incluso provoca la caída del cabello. Además, se junta el peligro de que la fase de crecimiento del cabello se acorte y se inflamen las raíces capilares. Resulta controvertido asegurar que el estrés pueda ser la causa de la alopecia areata (caída circular del cabello), pero con seguridad es un detonante de la caída difusa del cabello alopecia “telogenes effluvium”.

Los enfermos están más predispuestos a sufrir de caída del cabello

La caída del cabello es un fenómeno que acompaña a buen número de enfermedades. Especialmente las infecciones pueden ocasionar la llamada alopecia sintomática. Ejemplos típicos son el herpes zóster o el carbunco. También otras enfermedades, como las relacionadas con la glándula tiroides, la sífilis o la depresión pueden conducir a una pérdida anormal de pelo. También están afectadas aquellas personas que sufren de anorexia o bulimia, debido a la carencia de nutrientes en su organismo. A veces, además de la propia enfermedad, puede ser el tratamiento el que provoque la caída capilar, como en el caso de los tratamientos para la coagulación de la sangre, tiroides, cáncer, etc. En el caso femenino, influyen también aquellos medicamentos que, como la píldora anticonceptiva, contienen estrógenos. Esto no es ninguna sorpresa, pues la hormona sexual femenina se encuentra presente en muchos medicamentos que luchan contra el exceso de vello.

seguir leyendo