¿Afecta la caída del cabello también a las mujeres?

La pérdida del cabello no es una cuestión meramente masculina.

A menudo se da por hecho que se trata de un problema que afecta sólo a los hombres. Si bien es cierto que a ellos les afecta de modo más habitual, también hay un gran número de mujeres afectadas. Para ellas se trata además de un problema especialmente difícil de sobrellevar, pues en el caso de las mujeres, más que en el de los hombres, un pelo fuerte y sano está directamente relacionado con la idea de belleza femenina y con el atractivo sexual. Es por ello que normalmente las mujeres se deciden a tomar con mucha mayor frecuencia compuestos de nutrientes con aminoácidos, vitaminas y oligoelementos, lo que se traduce en una mejora del problema, pues con dichos compuestos el cabello recibe los nutrientes esenciales para su crecimiento.

Las causas de la caída del cabello son a veces diferentes en hombres y mujeres. Las mujeres, por ejemplo, suelen hacer dietas más estrictas para perder esos kilitos de más y eso conduce, en muchos casos, a una ingesta insuficiente de los nutrientes necesarios para el cuerpo. Además, incluso cuando se trata de causas iguales o parecidas existen diferencias típicas de los dos géneros. En cualquier caso, también para las mujeres es aconsejable una visita temprana al dermatólogo, pues la caída del cabello puede ser síntoma de alguna enfermedad importante.

Caída difusa del cabello – un problema femenino

Las mujeres sufren por lo general más que los hombres de la alopecia conocida como efluvio telógena o alopecia difusa. Este tipo de caída del cabello no se reconoce de modo tan claro en un primer instante, porque no se concentra sobre ningún área concreta de la cabeza. En muchas ocasiones el cabello se cae de forma proporcionada por toda la cabeza, de modo tal que el efecto visible de esta alopecia se traduce en un peinado más ahuecado. Las causas son de muy diversos tipos y abarcan desde el estrés hasta la falta de hierro, pasando por problemas hormonales causados por la menopausia, el embarazo o la píldora anticonceptiva, o por enfermedades de diversa índole como las de tiroides o infecciosas.

La “alopecia telogene effluvium” es además un efecto secundario típico de algunos medicamentos. Un estudio llevado a cabo en Suiza demostró que la caída difusa del cabello en las mujeres se trata de modo eficaz con vitamina B y aminoácidos de azufre.

La caída androgénica del cabello se diferencia ópticamente en hombres y mujeres.

Mientras que en los hombres la caída androgénica del cabello es el principal tipo de caída, en el caso de las mujeres es menos frecuente. Aunque la causa de este tipo de alopecia no tiene características específicas para cada género -pues es debida a una hipersensibilidad a determinadas hormonas sexuales y está relacionada con carencias de estas hormonas en el cuero cabelludo-  sí que hay una diferencia clara en la forma en que se desarrolla este tipo de alopecia en hombres y mujeres.

En el caso de los hombres, normalmente comienza a verse el primer efecto en las sienes, para extenderse después a toda la parte delantera de la cabeza y finalmente a la zona posterior. Este desarrollo se ha observado en mujeres en muy pocas ocasiones. En el caso femenino, normalmente la caída se produce de forma masiva alrededor de la raya del pelo. Normalmente la alopecia androgénica se produce en las mujeres que, teniendo una predisposición genética a ello, la sufren  como efecto secundario de los medicamentos para la lucha contra el cáncer de pecho.

El director del mencionado estudio suizo aconseja, vistos los resultados, que también en los casos de alopecia androgénica, las mujeres afectadas tomen vitamina B y determinados aminoácidos con azufre como la cistina, la cual se obtiene de la oxidación de dos moléculas de aminoácidos de cisteína.  El estudio demostró que en mujeres que padecen de caída del cabello androgénica aumentó el número de cabellos en la fase de crecimiento tras tomar las citadas vitaminas y aminoácidos.

Las mujeres también sufren de caída del cabello circular

En el caso de la caída del cabello circular (areata celsis, alopecia areata o alopecia circumscripta) no existen diferencias de género apreciables, aunque eso sí, se da con mayor frecuencia en hombres que en mujeres. No obstante, si se tiene en cuenta que la padecen millones de personas, parece claro deducir que también la sufren muchas mujeres. La alopecia areata conduce a la formación de pequeñas calvas circulares, que precisamente las mujeres consideran molestas de sobremanera, y cuya causa está, probablemente, provocada por las propias células inmunológicas del cuerpo. En cualquier caso parece que trastornos psicológicos como el estrés juegan un papel muy importante en su empeoramiento, si es que no son el desencadenante.

 

seguir leyendo